Entrevista a Silvia García Ruiz

Querida Silvia,

Quiero agradecerte de antemano el tiempo que vas a dedicar a contestar a las preguntas que te formulo. La mayor parte del público que visita mi página web y mi blog son personas interesadas en la escritura creativa, así que agradecerán cualquier comentario, sugerencia o consejo que les puedas proporcionar. Si lo deseas, puedes incluir en la entrevista cualquier otra información que consideres interesante para ellos.

¿Cuál de tus protagonistas femeninas te ha resultado más difícil de concebir? ¿Cómo fuiste construyendo su identidad?

Clarisse, de mi novela “Una melodía para Clarisse”. Se trata de un personaje cuya voz había sido silenciada y que el protagonista, Claude, va consiguiendo que poco a poco recupere. Este personaje fue difícil, tanto por toda la música que tuve que estudiar y escuchar para sentir la misma pasión que quería atribuirle a ella como por su carácter, que no es tan alocado como el de la mayoría de mis otras protagonistas. Clarisse es fuerte y luchadora, pero esa fuerza y esa pasión las va mostrando poco a poco a través de las provocaciones de Claude, que están siempre relacionadas con la música.

¿Tus personajes masculinos se basan en algún arquetipo o prototipo?

Mis personajes masculinos pueden ser desde banqueros millonarios hasta pobres veterinarios, príncipes canallas o sapos azules. En ocasiones son héroes, y otras veces, villanos. Pero siempre intento mostrarlos un tanto imperfectos y más humanos. Se equivocan, lo reconocen y siempre luchan por el amor. Mi único prototipo es el hombre del que me enamoré, que siempre hace lo imposible por ver en mi rostro esa sonrisa que me prometió que siempre tendría a su lado.

¿Las protagonistas femeninas de tus novelas comparten algún rasgo? ¿Tienen alguna característica común?

El rasgo que comparten todas mis protagonistas es que son mujeres luchadoras, tanto en la vida como en el amor. Siempre se caracterizan por enfrentarse a todas sus dificultades con un humor irónico, incluso frente a esos hombres que las traen de cabeza.

Cinco adjetivos que te definan. ¿Qué hay de ti en tus personajes femeninos?

Alegre, divertida, soñadora, romántica, alocada son adjetivos que podrían definirme a mí y a muchas de las protagonistas de mis novelas.

En mis novelas siempre pongo un poquito de mí, de mi carácter, de mi lucha, de momentos divertidos y dolorosos que recuerdo y uso como inspiración para escribir.

Desde tu punto de vista, ¿Qué ingredientes no deben faltar en una buena novela de corte romántico – erótico?

Creo que una novela romántica- erótica debe tener un buen argumento, una historia que atraiga y no basarse solo en el sexo.

¿Crees que influyen los tabús en la escritura de relatos románticos – eróticos? ¿En algún momento has sentido vergüenza o apuro al describir la actividad sexual de forma más o menos explícita? ¿Permites que tus personajes se expresen con libertad o los censuras de vez en cuando?                                                             

Creo que hoy en día son pocos los tabús que podemos tener sobre la novela romántico-erótica en la que ya hemos visto prácticamente de todo, tanto en los libros como en el cine.

En mi adolescencia, cuando comencé a escribir novelas con escenas eróticas, sí sentí un poco de vergüenza o apuro al relatar ese tipo de escenas, sobre todo cada vez que pensaba que mis padres o alguien que conocía podía llegar a leer mis novelas, pero a medida que escribía, la vergüenza iba desapareciendo, porque esas escenas constituyen una forma más en la que se expresan mis personajes.  

Estos se expresan con libertad, no los censuro, pero siempre pongo mucho amor en sus escenas eróticas tratando de reflejar su confusión, sus celos, su pasión, su alegría o su frustración por la persona que desean y a las que, en ocasiones, les entregan antes su cuerpo que su corazón.

¿Cómo definirías el perfil de tu público objetivo? Sexo, edad, nivel cultural, nivel de estudios…

Creo que, por el tono de humor que pongo en mis novelas, mi público incluye a toda aquella persona que quiera divertirse y evadirse por unos instantes de sus problemas por medio de una alocada historia de amor. Tengo lectores y lectoras y me da igual su edad, su nivel cultural o sus estudios: yo solo quiero sacarles una sonrisa.

¿Por qué hay tantas mujeres adictas a la novela romántica? ¿Crees que las mujeres buscan identificarse con los personajes femeninos y encontrar el prototipo masculino con el que sueñan?

La novela romántica es un género con muchos subgéneros como pueden ser el histórico, el paranormal, la comedia o el thriller, solo que la trama se centra en la relación de amor de los protagonistas. Las mujeres no somos adictas a la novela romántica particularmente: somos adictas a la lectura, y en ocasiones nos gusta seguir siendo unas románticas, por lo que nos gusta leer una bonita historia de amor.

No creo que las mujeres busquen identificarse con las protagonistas, ya que todas somos distintitas y nunca podremos encontrar un personaje con el que todas nos identifiquemos por igual. Tampoco creo que busquen encontrar el prototipo masculino con el que sueñan. Cada una soñamos con un hombre distinto. El hombre perfecto en la realidad sería demasiado aburrido para mí, por eso prefiero hombres con defectos. El único prototipo que buscaría sería aquel hombre que me quiera de verdad. Creo que las mujeres, y los hombres, que leen este género solamente esperan pasar un buen rato disfrutando de una historia de amor.

¿Cómo definirías tu aportación al género?

Un momento divertido, un instante para evadirte de tus problemas, unas horas donde el amor surge entre risas y en el que todas las locuras son posibles con tal de alcanzarlo.

¿Qué les dirías a aquellos que desprestigian la novela romántica o erótica como género literario en que no abunda la calidad?

Les pediría que definieran qué es la «calidad» de una novela para ellos y, a continuación, que les hicieran esta misma pregunta a varios lectores de distintos géneros. Y entonces ocurriría que nunca llegaríamos a ponernos de acuerdo en definir lo que es una novela de calidad, porque cada persona tiene un gusto distinto y creo que no hay que denigrar ninguno de ellos. A mí me gusta una novela que me haga reír, que me permita disfrutar de una historia que me enganche y me apasione.

Cuando escribo una novela y alguien me dice que le he hecho reír y olvidarse de sus problemas, cuando escucho que alguien que leía poco se ha leído todas mis novelas y ahora busca más de este género o cuando alguien me comenta lo mucho que se ha divertido con mi obra y observo que ha comprendido el mensaje que había oculto entre sus páginas, acerca de la vida o del amor, me siento muy feliz y son esos lectores que sacan de mí una sonrisa y los que me hacen pensar que no debe importarme demasiado si mi novela es catalogada por otros como una lectura sin calidad.

¿Hay alguna escena, de tantas que has escrito, que consideres particularmente intensa, sensual, bien lograda?

Creo que las escenas más intensas de mi novela ocurren cuando los personajes dejan ver sus sentimientos y descubren su corazón. No tengo ninguna escena preferida que pueda definir como más sensual o lograda que otra.

Actualmente, ¿tienes un proyecto en marcha? Háblame de este nuevo libro.

Para este año publicaré dos nuevos libros con el sello Zafiro.

Uno de ellos se titulará «Jugando con una serpiente», una novela romántica ambientada en la época de la Regencia inglesa que tiene que ver con las historias de las hermanas Withler. En esta ocasión el protagonista será un villano, debido a que una de mis lectoras me comentó en cierta ocasión que sus amigas querían que este villano, apodado «El Serpiente», tuviera una oportunidad. Y aunque en un principio no pensé en escribir esta historia, luego no dejó de rondar por mi cabeza la duda de qué ocurriría si este personaje olvidara todo su tenebroso pasado y volviera a tener una oportunidad… Así que nos divertiremos con una serpiente que, poco a poco, irá recuperando sus recuerdos y tendrá que decidirse entre quedarse con la mujer que ama, siendo una serpiente domesticada o volver a su oscuro mundo en los barrios bajos de Londres, volviendo a ser el temible dueño de los suburbios que atemoriza a todos.

Otra de las novelas que publicaré este año será la última de la saga de los Lowell, en la que descubriremos la historia de amor de Raymond Taylor, hijo del Salvaje Alan Taylor y Doña Perfecta, Elisabeth Lowell. La novela se titulará «Mi tramposa Cenicienta» y será un cuento de Cenicienta muy particular, donde la protagonista será una estafadora a la que la que nuestro príncipe defectuoso le robará un zapato de diamantes que forma parte de uno de sus trapicheos. En esta ocasión será la Cenicienta la que persiga al príncipe, y no con las mejores intenciones. Veremos a todos los Lowell al completo mientras ayudan a Raymond a vérselas con unos estafadores y tendremos mafiosos, apuestas, trampas, la eterna pizarra de apuestas del bar de Zoe y cuentos de hadas. Una divertida comedia que espero que guste a todos los lectores que siguen de cerca esta saga.

Voy a realizar una reseña de una de tus novelas. ¿Te importaría que fuera el nuevo, o bien, de alguna en particular?

Todas las reseñas son bienvenidas, no me importa que sea de uno de mis nuevos libros o de los antiguos. Aunque me gustaría saber que te ha parecido «Date el gustazo», una comedia romántica que trata el tema de la infidelidad con las divertidas historias de tres sinvergüenzas.

Imagina que tienes un aspirante a novelista mirándote a los ojos. Quiere estar en tu lugar, quiere ver publicada su obra. ¿Qué le dirías? ¿Qué consejo le darías, teniendo en cuenta el panorama editorial actual?

Publicar una novela no es fácil.

Es un trabajo en el que siempre se reciben críticas porque nunca se puede escribir para el gusto de todos, en el que las cosas no son tan fáciles como parecen y el trabajo nunca termina. También hay que tener en cuenta que es una actividad de la que muy pocos escritores viven en exclusiva, hay que compaginarla con otros trabajos.

Si alguien quiere publicar un libro a través de una editorial, mi consejo es insistir. Insistir en enviar un manuscrito o participando en concursos que las editoriales suelen realizar. Ante dudas sobre alguna editorial que acabara contactando, siempre es buena idea buscar referencias en las redes sociales y leer los comentarios y opiniones de otros autores. Y si lo que se prefiere es la auto publicación, recomiendo buscar el consejo de escritores que sean autopublicados para poder guiarse por este complicado mundillo.

Nada es tan fácil como parece, todo tiene sus pros y sus contras, pero si te apasiona escribir, sigue haciéndolo. Para mí, el escribir es un sueño que nunca se termina y del que querré seguir disfrutando el resto de mi vida.

Muchísimas gracias por tu tiempo. Ha sido un placer contar contigo.

Muchas gracias por tu entrevista, me he divertido mucho respondiendo a tus preguntas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos artículos publicados