‘Como agua para chocolate’ de Laura Esquivel

El amor inadmisible, el rito familiar, la revolución, la cultura culinaria mexicana, conforman los ingredientes que dan lugar a la célebre novela Como Agua para Chocolate.

La vida se va conformando y haciendo más dulce o, más sabrosa, en la medida que Tita entremezcla su hito de vida con la cocina, no es solo su refugio, es la manera de asumir el acto de sentir la vida.

El libro tiene 12 capítulos, los 12 meses del año y, cada uno de ellos se inicia con una receta típica mexicana. Los ingredientes se exponen al principio y, después, la receta se va armando con los acontecimientos que propone la temática.

Esta fusión de Tita con los platillos, hace que la comida se convierta en historia. Mientras detallamos la elaboración de un plato típico de la cocina mexicana, nos vamos mezclando con los ingredientes de la preparación.

Pero la novela no solo es un mostrador de los platos tradicionales de la gastronomía mexicana, es también una exhibición de la tradición imperante en algunos hogares de principios del siglo X; época en la que está ambientada la novela. Es evidente el realismo mágico en la novela, al emerger en la cotidianidad la gastronomía de la protagonista.

Tita es la hija menor de la familia De la Garza, con patrones familiares estrechos y dominantes, además de costumbres que definen amores y vida, pero en este caso matriarcal. El único refugio de creación, de amor y vida lo encuentra Tita en la cocina. Estuvo bajo el cuidado de Nacha, la cocinera del rancho familiar, debido a la temprana muerte de su padre.

El lamentable hecho de haber nacido la última en la familia, la obliga a cuidar de su madre y permanecer soltera de por vida. Nace entre los fogones del rancho, lo que la convierte desde muy pequeña en alguien con un vínculo casi sobrenatural con la cocina, pues es capaz de trasmitir sus estados de ánimos a quienes consumieran lo que cocinara.

En su adolescencia, Tita conoce al amor de su vida: Pedro. Pero Mamá Elena decide que Rosaura, hermana de Tita, se case con él.

El día del matrimonio, Nacha fallece y, Tita se convierte en la cocinera del rancho. Pedro, le regala un ramo de rosas que Mamá Elena, la obliga a tirarlo. En lugar de hacerlo, decide aprovechar las flores como aderezo para cocinar unas codornices, y es tanto su euforia y energía que convierte ese plato en el más poderoso de los afrodisiacos, convirtiendo a su otra hermana, Gertrudis, en un ser poseído por un calor que la hace huir desnuda en busca de su soldado revolucionario.

Rosaura tiene a su hijo Roberto a quien no puede amamantar, cosa que hace Tita a escondidas. Pero Roberto, muere al poco tiempo y Tita culpa a Rosaura por la muerte de este, lo que provoca que Mamá Elena le dé una paliza hasta hacerla sangrar y queriendo que sea internada en una institución mental.

Finalmente, Tita se queda en casa del Doctor de la familia, el doctor John Brown, quien se enamora perdidamente de Tita y termina proponiéndole matrimonio, pero nuevamente, su madre se enferma y Tita regresa al hogar a cuidarla hasta su muerte. Mamá Elena, cree que la intención de Tita es envenenarla y comienza a beber anti vomitivos, muriendo por consumo excesivo.

Rosaura y Pedro tienen a Esperanza, su segunda hija. Rosaura, anuncia que tendrá el mismo futuro de Tita: quedarse soltera para atenderla en la vejez. Pero Rosaura muere, permitiendo que Tita y Pedro reanudan su relación a escondidas.

La novela concluye con la boda entre Esperanza y Alex, el hijo del doctor Brown. Pero cuando Tita cree que va a rehacer lo que le queda de vida con su eterno amor, Pedro, en la intensidad del acto amoroso muere, lo que hace, en su desespero por dolor, incendiar el rancho, en un acto mágico, comiendo cerillas para reencontrarse con él.

Del fuego solo queda el libro de recetas de Tita, herencia de la narradora de esta historia.

Laura Esquivel

Novelista nacida en México D.F., en el año de 1950. Profesora y experta en teatro infantil. Su carrera como creadora se inicia a finales de los setenta, escribiendo programas infantiles de televisión, obras de teatro, guiones cinematográficos y telenovelas, mucho antes de ingresar en el género de la novela.

En 1989 publica su best seller mundial «Como agua para chocolate«, que la catapulta como una de las máximas representante del realismo mágico latinoamericano.

Sus conocimientos y destrezas como directora de teatro, unida a la capacidad creadora como directora cinematográfica de Alfonso Arau, su marido por aquel entonces, fusionan sus talentos y realizan una fiel adaptación cinematográfica de su libro después de solo tres años desde su presentación, con guion y versión cinematográfica de ella.

Su segunda novela, «La ley del amor», aparece en 1995 y va siguiendo las huellas de la anterior en cuanto a su aceptación por los lectores.

Libros de LAURA ESQUVEL
  • chocolateComo agua para chocolate (1989)
  • la ley del amor
  • La ley del amor (1995)
  • intimas
  • Íntimas suculencias (cuentos) (1998)
  • Estrellita marinera (1999)
  • El libro de las emociones (2000)
  • tan velos como el deseo
  • Tan veloz como el deseo (2001)
  • malinche
  • Malinche (2006)
  • lupita
  • A Lupita le gustaba planchar (2014)
  • tita diario
  • El diario de Tita (2016)

negro

  • Mi negro pasado (2017)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos artículos publicados